Introducción

En este reporte se mencionarán los temas principales de los que se defiere a la investigación de la neurociencia social, siendo ésta una nueva rama de la neurociencia cognitiva; para el estudio se utilizan herramientas como la neuroimagen y la neuropsicología.

Los temas que se explicarán a detalle más adelante son: la percepción social, teoría de la mente, entendimiento de las emociones ajenas, entendimiento de uno mismo, autoconciencia, autorregulación, actitudes, prejuicios y rechazo social.

La neurociencia cognitiva y la psicofisiología han hecho grandes aportaciones para comprender como funciona la conducta social y cómo operan sus bases cerebrales y biológicas. Los psicólogos sociales rechazan el reduccionismo biológico, por lo que ponen más atención en las influencias situacionales y las aplicaciones prácticas.

Las influencias sociales permanecen a lo largo de la vida, ya que resultan fundamentales para el bienestar físico y psicológico. Los sistemas neuronales y los procesos biológicos estudian los eventos psicosociales y dan origen a la neurociencia social, que se define por Cacioppo & Berntson (1992), «el estudio interdisciplinario de los procesos neurobiológicos de multinivel, que nos permiten interactuar con el mundo social, de cómo los sucesos neurobiológicos afectan los procesos psicosociales y cómo a su vez, tienen efectos a nivel biológico.» (Grande-García, 2009)

Gran parte del día a día, el ser humano interactúa con personas sean conocidas o no, de modo presencial o digital, y para esto se requiere de ciertos elementos para comprender y establecer una relación social.

Desarrollo:

A continuación, se desarrollarán los 5 temas principales del estudio de la neurociencia social.

  1. Percepción social:

Es el proceso por el cual se procura conocer y comprender a otras personas y sus estados mentales, empezando con la percepción de rostros y sus acciones; con estos estímulos visuales, vemos que cada acción tiene una intención y que cada uno tiene diferente estado mental.

El primer contacto entre la sociedad es el cuerpo y las acciones, aunque no se trate a esa persona, los cuerpos son una fuente y representación de estímulos visuales únicos, cada ser es diferente y la expresión del rostro, manifiesta estados emocionales y son elementales en la comunicación social.

Por otra parte, «los cuerpos en acción», son los movimientos que realiza una persona y estos se llevan a cabo por un organismo vivo que los hace únicos en cuestión de otros estímulos visuales; la activación se da en la corteza motora primaria y en algunas áreas parietales.

«Las neuronas espejo», fue descubierta por Giacomo Rizzolatti en Italia, son un grupo de neuronas que se activan cuando se observa a una distinta persona realizando alguna acción en concreto, a pesar de que el observador no reproduzca dicha acción, ese motor se activa y es por eso por lo que se comprende los actos de los demás.  

Gracias a la cognición social se entiende y percibe las actividades de otras personas y se puede predecir una determinada conducta. Se menciona en la lectura a Premack y Woodruff (1978) quienes dieron el término «teoría de la mente, (TOM, por sus siglas en inglés)» para referirse a esta capacidad cognitiva, se le conoce como capacidad para mentalizar o mentalización y lectura mental. (Grande-García, 2009).  El autor menciona a la psicóloga Valerie Stone (2007), habla que TOM se describe como «la habilidad para representar los contenidos de los estados mentales de los demás» (Grande-García, 2009) y están compuestos por bloques de construcción que van desde lo más simple hasta lo más complejo, como: detección de movimiento, seguimiento de la mirada, detección de intenciones y metas, creencias y deseos ajenos. Las áreas para el procesamiento de TOM son la amígdala, corteza frontal media, surco temporal superior y la corteza orbitofrontal.

El TOM también tiene la capacidad de interpretar los estados emociones de otras personas, la experiencia emocional influye en la elección de respuestas, como se menciona en la lectura, las personas que se encuentran de buen humor minimizan los riesgos y se enfocan en tomar decisiones positivas; cuando esa persona se siente mal, es más probable que se requiera mayor esfuerzo y más recursos, reaccionando tardíamente y se dirige a decisiones negativas o realiza juicios; por lo que las emociones tienen un gran impacto en los estímulos sociales.

  • Entendimiento de uno mismo:

Para entender a los demás, primero se debe entender a uno mismo, a nivel neuronal, esto significa que se debe determinar qué se tiene en común y qué hace únicas esas representaciones.

Los seres humanos tienen la capacidad de reconocerse ellos mismos, a esto se le llama «autor reconocimiento facial», se menciona en la lectura que, se realizaron diversos estudios usando fotos modificadas de adultos y niños que se figuran a los rostros de las personas investigadas, cuando estos observan que una de las fotografías se parece a la suya, se activan regiones del cerebro como: corteza del cíngulo; sugiriendo que hay una conexión autorreferencial y afectivo de información.  (Grande-García, 2009)

Al igual que se debe reconocer los aspectos faciales, corresponde ser capaz de distinguir el cuerpo, las acciones y estados mentales de uno mismo, y tener la capacidad de diferenciarlo de otras personas; siendo esto de gran importancia, para que el sujeto se identifique como el dueño de sus propias acciones, emociones y percepciones.

El ser humano es la única especie que cuenta con la «autor reflexión» de sus propios estados mentales, en donde se registra actividad en la corteza prefrontal medial.

La memoria autobiográfica, se refiere a un conjunto de recuerdos que se posee de uno mismo, siendo primordial para darle sentido a la persona. Esta tiene relación con una gran parte de regiones cerebrales, con áreas relacionadas con el autor reconocimiento y la autor reflexión.

  • Autorregulación:

Es la capacidad de regular los estados mentales en determinadas situaciones, por lo contrario, las personas serían impulsivas y no podrían convivir con la sociedad.  

  • Navegando en el mundo social:

Gran parte de la vida de las personas es un mundo social, en donde se interactúa con otros, ya sean o no conocidos. Existe una retroalimentación de los otros para entenderse a uno mismo, se le da sentido a las otras personas basados en teorías de la mente y se desarrollan actitudes personales acerca de los grupos sociales. (Grande-García, 2009)

Las «actitudes y prejuicios» definen las identidades sociales, en donde los gustos cobran sentido en la conducta social.

  • Relaciones sociales y rechazo social:

Ese deseo de aceptación es un motivador para interactuar con personas conocidas o desconocidas; la oxitocina es la hormona significativa para las relaciones sociales, puede variar dependiendo de los estímulos sociales y contiene un efecto antiestresante, ayudando a la reducción de cortisol, presión sanguínea, etcétera, lo que significa que, las personas con relaciones estables y duraderas experimentan mayores beneficios. (Grande-García, 2009) El autor menciona que también se le conoce como dolor social, al rechazo o exclusión, activando una alerta de que algo está mal en las relaciones sociales.  

Conclusión

La neurociencia social no sólo se debe estudiar en ámbitos biológicos, sino también psicosociales y fisiológicos, ya que es un medio necesario para comprender la conducta social y a su vez, los mecanismos con los que se generan valores, dando forma a nuevos comportamientos en un mundo social que cambia constantemente.

El estudio de las emociones es fundamental para entender los comportamientos sociales de las personas, es cada vez mayor la importancia de los medios de comunicación en la influencia sobre la forma de actuar o de pensar, logrando así la modificación de emociones de la sociedad.

Como se vio en la lectura, los mecanismos cerebrales hacen posible el desarrollo de interacción entre personas y así facilitar la convivencia en el entorno social.  Por lo tanto, todos los procesos que se hablaron son un medio social en el cual las personas se deben ajustar continuamente para adecuarse a las normas y adaptarse a un ambiente social.

Hoy en día la mercadotecnia bien formulada obtiene un mayor impacto en las sociedades, dictando modelos de vida y consumo, estableciendo lo correcto e incorrecto.

Cada medio que se elija para la publicación de una estrategia de marketing tiene su propia manera de contar una historia, generando percepciones propias. Estas propuestas indican maneras y formas que se vuelven influyentes y necesarias para la construcción de sociedades, identificación de roles y de percepción social. Por lo tanto, los efectos deben ser medidos e incluidos en los estudios para entender cómo las sociedades reaccionan ante ellas.

Referencias

Grande-García, I. (2009). Neurociencia social: una breve introducción al estudio de las bases neurobiológicas de la conducta social. Psicología y Ciencia Social, 13-23.