La ética es una necesidad en todas las empresas y sobre todo en los directivos si se busca ser uno excelente.

        La falta de ética trae consigo consecuencias en la sociedad, durante las crisis y después salen a la luz las conductas poco éticas de las empresas tales como imprudencia en la toma de decisiones, injusticias, estafas, fraudes y más. Por ejemplo, una crisis financiera sin duda es producto de varios factores entre los que destacan la falta de moral.

        La ética empresarial no es una prioridad dentro de las empresas, siempre ha sido más importante el resultado más que el proceso. La ética no es integrada en la organización  y debería ser una pieza central, una buena empresa es ética y un excelente directivo también.  Pero ¿qué es la ética dentro de la empresa? ¿cómo se dirige una empresa con ética? ¿cómo es un directivo excelente?

        Todas las decisiones y sus consecuencias dentro de una empresa tienen implicaciones morales para todos los que participan e incluso para la sociedad. Por lo que se deben prever éticamente.

        ¿Qué es ser ético?  Identificar las situaciones e las que aparezca un problema ético, realizar un juicio moral y buscar alternativas identificando la mejor sin caer en tentaciones. Aquí se involucra la calidad de la empresa como la del empleado. La mejor decisión ética no siempre es la más rentable. La ética no es “lo que todos hacen” ni un conjunto de herramientas ni técnicas como auditorias o códigos de buenas prácticas. Tampoco es parte de la acción social.

        Se debe saber qué es lo moralmente correcto de acuerdo a las diferentes circunstancias y ser una persona justa con virtudes morales ya que cuando no es un hábito difícilmente el directivo sabrá actuar éticamente ya que no es natural en él además de que no tendrá la fuerza de voluntad requerida.

        Por otro lado tenemos la definición de empresa, qué es un equipo de personas con diferentes historias, edades, culturas y aspiraciones que trabajan en conjunto para alcanzar un resultado, cubren una necesidad y generan beneficios económicos.

        Evidentemente los primeros objetivos de una empresa es generar beneficios económicos al igual que las personas trabajan por un salario sin embargo en dinero no lo es todo, se busca también un crecimiento profesional y el éxito a largo plazo. La empresa debe ser capaz de mantener al equipo motivado dentro de un clima de confianza.

        Aquí en directivo tiene una gran tarea, debe generar la misión de la empresa, establecer objetivos y diseñar un plan e implementarlo. Su tarea implica valores y virtudes humanas esto no debe suponer una restricción al directivo.

        Un directivo no ético nunca será uno bueno, siempre le faltará ver más allá e identificar mejor las necesidades de sus empleados y clientes, valorará cosas distintas que uno ético. Por ende sus empleados seguirán su ejemplo. La excelencia de un directivo sin duda se mide por la generación de resultados económicos pero también por su capacidad de crear un ambiente donde es grato trabajar, donde cada empleado se desarrolle en todos los sentidos. Para ser un directivo excelente se debe ser ético sin embargo no lo es todo. El directivo se enfrentará dentro de la empresa a personas que pueden o no ser éticas también y en muchos casos no bastará con su ejemplo para poder crear una organización ética. Ya que cada quien es libre de conducirse como mejor le parezca.

        Ser ético no es fácil ya que como directivo te enfrentas a situaciones donde no tienes toda la información y el tiempo para reflexionar es limitado. Recordemos que en el capitalismo no siempre una decisión ética es la más rentable. Actualmente el individualismo en la sociedad occidental no contribuye a una cultura ética.

        Un directivo excelente se tiene que preguntar con frecuencia qué es bueno, tomar en cuenta las normas y principios y las virtudes y los hábitos morales. La ética es un hábito que se práctica.

        Es importante decir que la ética de la empresa no es la suma de las acciones de cada uno de sus miembros, la organización por si misma tiene que tener una misión ética, así como estructura y estrategias, además de bienes, normas  virtudes.

Conclusiones. Una empresa es una comunidad de personas que tienen una tarea en común y cada uno de ellos es motivado por diferentes razones. Ser un directivo excelente es conseguir que todos estén dispuestos a trabajar en conjunto para lograr un objetivo dentro de un clima positivo y moral. Sabiendo que cada integrante de la empresa es libre de actuar como mejor le parezca.