El modelo de gestión ha cambiado, las herramientas del pasado ya no sirven.  El DIRCOM es el nuevo responsable de una gestión estratégica de la comunicación, debemos tener un cambio de mentalidad, debemos tener en cuenta los medios digitales para ser adaptados a estos cambios tan bruscos dentro de las organizaciones ya que permiten inmediatez.

La democratización de las organizaciones ayudan a generar la necesidad de adaptarse  para ser empleadas a las empresas o a las organizaciones.

Debemos ver a las empresas en su totalidad  como un organismo íntegro. Ya no se debe tener una idea errónea de competencia interna e incluso el jefe de una organización deberá estar abierto a la crítica y a los cambios, debe entender las inquietudes de las personas “sistema nervioso central de la empresa”; si todo está integrado y la comunicación es efectiva, se logra incentivar información efectiva, el DIRCOM con estas estrategias hace que los recursos humanos tengan confianza y por lo tanto sus funciones se vuelven efectivas.

El organigrama ha cambiado y se vuelve plano, todos somos responsables de sacar adelante a la empresa. Debe existir un reconocimiento social y económico hacia quienes integran la empresa.

Los círculos de calidad que surgen en Japón es un ejemplo claro de la buena comunicación organizacional, genera buenos casos de éxito hacia la comunicación interna y externa. Para vender confianza y credibilidad es fácil de perder es por ello que se debe tener en cuenta la comunicación en nuevos canales.